dimarts, 24 de febrer de 2009

El despertar del monstre

Había una vez una cueva tapada por una piedra muy, muy grande. Las leyendas decían que dentro había un monstruo dormido.

Se decía que quien despertara el monstruo dominaría el mundo. El niño más infeliz de la aldea habría dado lo que fuera por dominar el mundo.

El niño le preguntó a un anciano “¿Cómo puedo despertar al monstruo?”
El anciano le contestó: “Tienes que llamarlo por el nombre de la persona mas amada en el mundo”.

Precisamente ese día había una boda en el pueblo. Todos cantaban y bailaban felices.
El niño vio a los novios y pensó “¡Ahora ya sé quién es la persona más amada del mundo!”

El niño fue a la cueva y gritó los nombres de los novios: “¡Mazenka! ¡Pepîcek!”
Pero aquello no despertó al monstruo.

En la aldea había un hombre muy fuerte al que todos admiraban.
El niño pensó “¡Ahora ya sé quién es la persona más nada del mundo!”

El niño fue a la cueva y gritó el nombre del hombre “¡Jirí!”
Pero aquello tampoco despertó al monstruo.

En la aldea había una muchacha que cantaba muy bien y hechizaba a todos con su voz.
El niño pensó “¡Ahora ya sé quién es la persona más amada del mundo!”

El niño fue a la cueva y gritó el nombre de la muchacha “¡Maydalenka!”
Pero tampoco así despertó al monstruo.

En la aldea había un abuelo y una abuela que llevaban muchos, muchos años casados. Tenían un montón de hijos y nietos.
El niño pensó “¡Ahora ya sé quién es la persona más amada del mundo!”

El niño fue a la cueva y gritó el nombre de los abuelos: “¡Bozenka! ¡Venousek!”
Pero ni con ésas despertó al monstruo.

Al ver a tantas personas amadas, el niño se sintió como si dominara el mundo y se olvidó de ir a la cueva.
Pero un día encontró a una mujer que lloraba sola en un lugar apartado de la aldea.
“¡Mi niño se ha perdido! ¡Se lo han llevado los duendes!” La mujer le contó llorando cuanto amaba a su hijo y le dijo su nombre.
El niño se quedó asombrado. “¡Ahora ya sé quién es la persona más amada del mundo!”

El niño fue corriendo a la cueva.
“El nombre del hijo de esa mujer es el mismo que el mío. ¡La persona más amada del mundo se llama igual que yo!”

El niño fue a la cueva y gritó bien fuerte su nombre.
La piedra se movió lentamente.
Cuando el niño vio al monstruo…
Grush, yrush, ñam, ñam, yrupmf, yrupmf… ¡Glucs!












Conte tradicional húngar i, a la proxima actualització, la seva continuació amb video i tot.












I parlant de contes, aquí en teniu un de del senyor Goethe i musicat per Schubert: Der Erlkönig

http://www.youtube.com/watch?v=Iz5TV8LWbro&feature=related

Sincerament, la forma com Jessye Norman el recita posa els pels de punta. Per no parlar de les cares que posa. I, per més informació, es baixable per l’emule.

Aquí teniu el conte i la seva traducció, cortesia de la senyora wikipedia: http://es.wikipedia.org/wiki/Der_Erlk%C3%B6nig

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada